Gestión de residuos inclusiva

Activistas del medioambiente

En los países en desarrollo, millones de trabajadores recogen, seleccionan, procesan, empaquetan y venden lo que otros han desechado. Algunos convierten los residuos en nuevos productos. Evitan que toneladas de materiales lleguen a los rellenos sanitarios. El reciclaje reduce 25 veces más las emisiones que la incineración, (disponible en inglés).

Según ONU Hábitat los recicladores suministran la mayor parte o el total de la recolección de residuos sólidos en muchas de las ciudades de los países en vías de desarrollo, suponiendo una disminución de los gastos en los presupuestos municipales.

 

El derecho a los residuos

Aun así los trabajos de los recicladores están amenazados al ser privatizada la gestión de residuos por las municipalidades o adoptar medidas como la incineración. Los recicladores a menudo sufren discriminación y acoso por parte de las autoridades y el público. Se les puede ignorar en los procesos de políticas publicas.

 

Ahorrando dinero a las ciudades, protegiendo el medioambiente

Al incorporar recicladores a modernos sistemas de gestión de residuos sólidos, los planificadores urbanos pueden ahorrar dinero a las ciudades y potenciar la protección medioambiental –y al mismo tiempo apoyar la subsistencia de algunos de los trabajadores más pobres del mundo–. Ejemplos prometedores incluyen:

  • En Nueva Delhi, la ONG Chintan y la asociación de recicladores Safai Sena trabajaron con la municipalidad de Ghaziabad para establecer un contrato de recolección de desechos para 20 000 hogares. Las organizaciones también crearon un proyecto de recogida de desechos en la estación de trenes de Nueva Delhi. Chintan ha ayudado a asegurar el derecho de Safai Sena a recoger residuos electrónicos de manera segura. Según Chintan, los recicladores informales recogen del 15 al 20 % cada año de los desechos de la ciudad y reciclan prácticamente todos los materiales. Esto reduce las emisiones de gases de efecto invernadero casi en un millón de toneladas de CO2 total al año. También ahorra dinero a la municipalidad: Chintan ha calculado que si la ciudad tuviera que pagar a trabajadores por realizar este trabajo, costaría más de 300 000 USD por día.
  • En Bogotá, después de muchos años del esfuerzo continuado de la Asociación Cooperativa de Recicladores de Bogotá (ARB) por cambiar las políticas y prácticas del gobierno, la ciudad adoptó varios elementos de la propuesta sobre la gestión inclusiva de residuos sólidos. El modelo de gestión de residuos sólidos de Bogotá ha cambiado de un modelo basado en enterrar los residuos a un modelo mixto que pone un gran énfasis en reciclar y el cual reconoce y remunera a los recicladores. De hecho, en enero de 2014, Bogotá pagaba ya a 5 000 recicladores por su trabajo. En Diadema, la municipalidad ha pagado a las cooperativas de recicladores por materiales reciclables recogidos, la misma cantidad por tonelada que paga a las empresas privadas por recoger los residuos domésticos.

 

Creando un cambio sistémico

Cambios de políticas y prácticas entorno a los recicladores y la economía informal han sucedido también a un nivel más sistemático. Estas publicaciones de WIEGO y otros grupos colaboradores muestran cómo estos cambios se han llevado a cabo:

 

Aprendiendo a trabajar con recicladores

Para ayudar a planificadores y políticos a desarrollar un conocimiento práctico sobre los recicladores y la economía informal, WIEGO ha hecho investigaciones y recomendaciones disponibles en esta página.

  • Mejores Prácticas ofrece acercamientos sobre políticas urbanas y prácticas organizativas por sectores, que han resultado en modos de subsistencia más seguros para los trabajadores de la economía informal.
  • Notas de política aportan una serie de prácticas e ideas que contribuyen a un desarrollo centrado en los trabajadores y sus medios de sustento.